crónica de un exterminio


Cráneos de bisonte americano

Antes de la llegada del hombre blanco a América se calcula que poblaban las praderas de Estados Unidos ochenta millones de bisontes.

              Uno de los más avezados exterminadores fue Buffalo Bill. En 1868 Buffalo Bill fue contratado como explorador del ejército y cazador para abastecer de carne de bisonte a los trabajadores de las obras del tren que uniría Kansas con el Pacífico. El hombre duro del oeste se jactaba de que podía abatir setenta animales por día, lo que suponía la nada desdeñable cifra de casi cinco mil bisontes por temporada de caza.

                Como pago a los servicios prestados en 1902 Buffalo Bill fue nombrado por el Gobierno de Estados Unidos responsable de la salvaguarda del bisonte en todo el territorio nacional. En aquel año, de los 80.000.000 de bisontes que había en América antes de la llegada del hombre blanco quedaba 1024 ejemplares.