el hombre que paría flores

El cargador de flores. Diego Rivera

Julius Kugy (1858-1944) fue un hombre excepcional. Alpinista, escritor, comerciante, botánico, explorador, filántropo, humanista, montañero, oficial, abogado. Durante toda su vida predicó el pacifismo y la coexistencia fraternal en pleno auge del nacionalismo en Europa. En la Segunda Guerra Mundial Kugy rescató a varios escaladores eslovenos del campo de concentración de Dachau y colaboró ​​con la resistencia partisana eslovena en Trieste.

Gran parte de su tiempo lo dedicó a buscar una misteriosa flor, la Scabiosa Trenta. Tal fue su obsesión que le escribió los más febriles versos.

La Scabiosa Trenta nunca existió, no fue más que un anhelo en la imaginación enfebrecida de Julius Kugy. Sin embargo, en su particular búsqueda de la belleza abrió más de cincuenta nuevas rutas en los Alpes Julianos, catalogó nuevas especies, hizo cumbre en picos ignotos y condujo a todo un ejército a través de las montañas negándose a empuñar un arma.